top of page
Buscar
  • Toni Navarro

Fallece Telechía, un 'one club man' en verdiblanco

Un histórico del Real Betis, Paco Telechía, fallecía hoy a los 76 años de edad como consecuencia de un paro cardiaco mientras era sometido a una intervención quirúrgica por un problema coronario. El central bético en las décadas de los sesenta y los setenta del pasado siglo fue en su tiempo uno de los jugadores más queridos por la afición por su entrega y el amor al conjunto bético.



Paco Telechía fue un futbolista de un solo club. Un fiel servidor de la causa bética. Toda una vida dedicada al Real Betis, cuya camiseta defendió desde que era adolescente. Un defensa central que en la década de los 60 y 70 derrochó sacrificio, entrega y honradez y cuyo recuerdo siempre estuvo muy presente entre la afición.


Nacido en Sevilla el 15 de agosto de 1945, Francisco Labrado Telechía se inició en el fútbol en el barrio de Los Remedios, recalando en Heliópolis con apenas 15 años. Pronto se erigió en el defensa central de los juveniles y desde ahí fue ascendiendo hasta consolidarse como titular y capitán en el equipo filial, el Triana Balompié, con el que ascendió a Tercera División.

Fue internacional amateur, militar y universitario y desde muy pronto empezó a despertar la atención de los entrenadores del primer equipo, hasta que llegó a debutaren partido oficial con la camiseta verdiblanca en 1966.


Fue el 27 de noviembre de 1966 en un encuentro contra el Levante en el Villamarín, que ganó el Real Betis, entonces en Segunda, por 2-0. Esa tarde tuvo la satisfacción de formar en el eje de la zaga con el mítico Eusebio Ríos y de compartir, asimismo, el debut con su compañero y amigo Pepe González.


Conseguido el ascenso, Telechía empieza a gozar de la titularidad en la máxima categoría, principalmente por la confianza que en él deposita Pepe Valera, el gran apóstol de la cantera verdiblanca. De hecho, en esa campaña y en las venideras coincide en el equipo con futbolistas como Quino, Antón, González, Dioni, Demetrio, Ezequiel o Macario, todos ellos formados en los escalafones inferiores en una misma etapa, razón por la cual el Real Betis recibirá en 1967 el Trofeo Amberes por ser el club más destacado en el cuidado y promoción de la cantera.


Con la marcha de Eusebio Ríos, se convierte en el defensa central de referencia del equipo y comienza a compartir la capitanía con Rogelio. Vive ascensos y descensos, está siempre en los días difíciles, y destaca en todo momento por su buen salto, su firmeza en el marcaje y su capacidad de trabajo.


A principios de la década de los 70 vive sus mejores momentos a las órdenes de Antonio Barrios, pero en la temporada 73-74 las lesiones le acosan y el nuevo entrenador, Ferenc Szusza, deja de contar con sus servicios.


El 3 de septiembre de 1975 el Real Betis le tributó un emocionado partido de homenaje en el estadio Benito Villamarín, en el que los verdiblancos se impusieron por 5 a 2 al Mónaco francés. Tenía entonces 30 años y decidió retirarse del fútbol, a pesar de que contaba con ofertas del Tenerife y del San Andrés, culminando una carrera en la que sólo vistió la camiseta verdiblanca.


A lo largo de sus 9 temporadas en el Real Betis, Paco Telechía jugó 212 partidos oficiales (187 de Liga y 25 de Copa).


Posteriormente continuó ligado al fútbol como entrenador en Tercera División y en categorías regionales, manteniéndose muy vinculado en los últimos años a la Asociación de Ex Jugadores Veteranos del Real Betis Balompié.


A su retirada, el Real Betis le tributó un partido de homenaje en el estadio Benito Villamarín, en el que el club verdiblanco venció al Mónaco francés por 5-2. Una vez retirado aun entrenó en Tercera y categoría regional, entre otros, a la UD Pilas, que se unía hoy al dolor del beticismo.



"Toda una vida dedicada al Real Betis, cuya camiseta defendió desde que era adolescente. Un defensa central que en la década de los 60 y 70 del pasado siglo derrochó sacrificio, entrega y honradez y cuyo recuerdo sigue muy presente entre la afición", con esas palabras homenajeaba hace unos años el Betis al que ya es uno de los mitos que están en el cuarto anillo.


Su pérdida ha sumido en el dolor a la afición bética y a todos aquellos que conocieron y trataron y quisieron a este ejemplar bético y mejor persona




bottom of page