top of page
Buscar
  • Toni Navarro

Entre vítores y aplausos los almonteños portan a la Blanca Paloma por las calles de Almonte

No ha habido que esperar mucho. A las siete y treinta y seis minutos de la mañana la imagen ha salido del templo portada en sus nuevas andas. Las puertas de la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción se abrieron seis minutos antes. En ella permanece, debido a la pandemia, desde agosto de 2019, tiempo en el que los almonteños han disfrutado de su presencia. Han sido casi tres años y ahora llega la despedida con esta procesión extraordinaria por las calles de la localidad, adornadas para la ocasión. El próximo domingo tendrá lugar el traslado de la Blanca Paloma desde Almonte hasta la aldea de El Rocío.



Son miles las personas que se han concentrado en el inicio del recorrido por la localidad. Gran expectación en la Plaza de la Virgen del Rocío donde se ubica la parroquia para ver salir a la imagen de la iglesia, sentirla más cerca y vivir un momento único e histórico. Rostros emocionados al paso de la imagen, eran muchas las ganas de estar con Ella fuera del templo. Todos quieren tocarla mientras avanza por la plaza bajo el repique de campanas.


Vestida de Reina, la Blanca Paloma lleva el traje de las Hermandades, restaurado en el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. Diseñado por Joaquín Castilla Romero fue confeccionado en el taller de Santa Isabel de Sevilla entre la décadas de los cincuenta y sesenta del siglo XX. Virgen y niño lucen las coronas de la coronación canónica. El rostrillo de la Virgen es el de Muñoz y Pabón y el Pastorcito lleva el broche regalado por el Heraldo Real de Almonte las pasadas navidades.


Muchas miradas puestas en las nuevas andas, un 30% más ligeras y con revestimiento textil en el interior del palio, espolín de seda bordado en oro reproduciendo los dibujos de orfebrería del anterior.





bottom of page