top of page
Buscar
  • Toni Navarro

El cuento de Navidad que hacen realidad personas con discapacidad en La Algaba.

Actualizado: 21 dic 2021

La asociación Adisal abre una casa de Papá Noel que todo niño puede visitar, donde no falta detalle e incluso nieva.


«Ver esos ojos brillantes de ilusión en los niños nos da vida», explica Antonia Bazán, presidenta de la asociación Adisal. Los usuarios con discapacidad de esta entidad de La Algaba pasan el año pensando en este momento, la puesta en marcha de una confortable y mágica casa de Papá Noel, con todos los detalles, que los niños tanto de la localidad como de los alrededores visitan con alegría durante las fechas navideñas.

«Fue una iniciativa que surgió hace unos años de los propios chicos a los que atendemos, a los que le encanta la Navidad», añade Antonia, «viendo que disfrutaban tanto, enfocamos las actividades de todo el año a esta fiesta, desde talleres de cocina para hacer galletas de Navidad, manualidades o visitas al campo para que vean cómo recoger madera o almendras»

.

Detalles en toda la casa


El resultado es una espectacular casa a la que no le falta detalle y con diferentes estancias. Tiene una sala donde Papá Noel recibe a los niños y guarda los juguetes y tantísimas cartas recibas, un salón con chimenea, también se puede visitar su dormitorio o incluso un pequeño bosque en la entrada. «A los niños les encanta el trineo a tamaño natural», añade la presidenta, «lo decoramos todo para que Papá Noel esté a gusto cuando se quede en La Algaba, con música de Navidad, una curiosa biblioteca y juguetes con mucha magia, como un pequeño tiovivo o una noria que a los mayores nos llena de nostalgia».


Los visitantes pueden fotografiarse en el rincón que deseen y además disfrutar del puesto de chucherías que atienden los propios usuarios con discapacidad de Adisal, o de la merienda solidaria preparada por los familiares con chocolate y dulces caseros. La novedad de este año es la nieve que cae a las 18.00 y alas 19.00, inundando la casa de aún más magia.


Los mayores, por su parte, quedan sobrecogidos por la pequeña sala que simula una cuadra con el Niño Dios recién nacido. «Muchos se emocionan porque, alumbrado por las velas, con incluso olor a campo, transmite mucho», cuenta la presidenta.


Una iniciativa llevada a cabo por los familiares voluntarios que se desviven por resurgir la ilusión de los más pequeños y con el empeño del centenar de usuarios atendidos por Adisal. Se pueden visitar gratuitamente, en principio hasta el 22 de diciembre, en Plaza de España, 5 de la Algaba de 16.30 a 20.00 horas de lunes a sábado y de 13.00 a 14.30 horas los domingos.


bottom of page