top of page
Buscar
  • Foto del escritorToni Navarro

“Cogió la extensible que tenía yo y le pegó" Un amigo del asesino de Jesús de Palomares del Río

Nadie puede imaginar el dolor de la madre de Jesús, asesinado tras asistir a una fiesta de Halloween en Palomares del Río, en Sevilla. Encontró a su hijo moribundo a las puertas de su casa. Se llamaba Jesús y tenía solo 18 años, estudiaba turismo y pertenecía al club de remo. Un menor ha sido detenido por el mismo, aunque la investigación sigue abierta y no se tiene claro el porqué de los hechos. La madre de Jesús, rota, ha escrito un mensaje en las redes sociales. “Mi hijo, Jesús, nació, creció y estuvo con nosotros aquí en palomares con toda su alegría e ilusiones siempre. Yo no lo entiendo, no puedo.. Un beso para todos de su parte y la nuestra. Siempre con nosotros, mi niño, mi Jesusito, mi mosquetero”.



Jesús, de 18 años, fue asesinado junto a su casa en Palomares del Río, Sevilla, la noche de Todos los Santos. Le golpearon con una barra extensible y le apuñalaron. La Policía, que investiga las circunstancias del crimen, detuvo el viernes a un menor de 16 años como presunto autor del crimen, pero creen que no actuó solo porque iba al menos con otros cuatro jóvenes. Ahora, ha revelado un chat de Instagram en el que un amigo de este cuenta a otro qué sucedió aquella noche.


El joven que escribe es el propietario de la barra extensible con la que el detenido por la muerte de Jesús le golpeó y dejó abandonada junto a su cuerpo. En un chat de la red social, difundido en vídeo entre los jóvenes de Palomares y Coria del Río y al que ha tenido acceso el diario de Sevilla, el joven da explicaciones a otro de lo que ocurrió después de que en una de las stories de Instagram se publicase su imagen incriminándole como uno de los asesinos.


La madre de Jesús le encontró muerto

La madrugada del día de Todos los Santos, Jesús regresaba de fiesta y pasó por el parque en el que estaba su hermano pequeño para pedirle las llaves de casa. Allí discutió presuntamente con su agresor, de 16 años y con antecedentes. En los escasos 400 metros que separan el parque de la vivienda, fue asaltado. Lo golpearon con una barra extensible y lo apuñalaron en el pecho. Su madre le encontró en la calle Federico Moreno Torroba, en la urbanización La Mampela de Palomares del Río.


La mujer oyó ladrar a los perros y los mandó a callar. Se asomó y le pareció ver a algunas personas y unas luces similares a las que emiten los teléfonos móviles. No le dio mayor importancia, pero los perros siguieron ladrando. Salió de su casa y descubrió a su hijo. No reparó en la puñalada, pero si lo vio lleno de golpes en la cabeza y el cuello, así como la defensa extensible abandonada por los agresores. Unos jóvenes que pasaron trataron de reanimarlo antes de que llegaran los servicios sanitarios, pero fue imposible.


Al punto, fueron movilizados agentes de la Guardia Civil y efectivos de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (061), que comprobaron que el joven había sido víctima de una agresión violenta y que certificaron su muerte tras no prosperar las maniobras de reanimación.




bottom of page