top of page
Buscar
  • Toni Navarro

Autorizan en Palomares la construcción de una gasolinera a menos de diez metros de las casas.

Actualizado: 13 mar 2022

Vecinos y todos los partidos de la oposición se unen para tumbar un proyecto que ya cuenta con licencia. En la urbanización la Atalaya tienen muy presente el caso de contaminación de Coria



En la urbanización Atalaya de Palomares se ha dado este jueves una fotografía única. Los portavoces municipales de todos los partidos de la oposición en el Consistorio, desde VOX hasta Podemos, pasando por PP, Cs e IU, se han juntado para denunciar con una única voz el proyecto de instalación de una gasolinera low cost en esa zona residencial. La futura estación de servicio va a ocupar un solar privado que lleva años vacío, entre las calles Velázquez y Loma, y a menos de diez metros de las casas o de una biblioteca. El solar anexo es una parcela municipal de uso educativo donde según los vecinos se quiere construir una guardería; si bien ese proyecto no está confirmado por el Consistorio.



«Este proyecto se autorizó en mitad de la pandemia. Esto motivó que todos los grupos políticos a excepción del PSOE empezáramos a movernos pidiendo información y viendo posibles soluciones para impedirlo. Se elevó una solicitud para que se modificaran las normas urbanísticas de tal manera que se fijen unos requisitos que impidan la construcción de gasolineras en el casco urbano. Pero en el último pleno, en el que se aprobaba llevar a cabo esa modificación del PGOU con el voto favorable de todo el pleno, se nos presenta por vía de urgencia la licencia concedida para abrir la gasolinera». Manuel Benjumea, portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, subraya además que la oposición tuvo conocimiento de que se había otorgado el permiso municipal dos horas antes de que se celebrara la sesión plenaria. «Cuando lo habitual es que te entreguen la documentación con 48 horas. ¿No nos querían dar tiempo a reaccionar».


A su lado, Reyes Reche, portavoz municipal de Podemos, advierte que la licencia se ha otorgado con tres informes contrarios firmados por el jefe de la Policía Local en los que señala que la ubicación no es idónea porque podría provocar problemas en la circulación. «Pero desde el Ayuntamiento te dicen que esos informes no son vinculantes. Pero debería ser suficiente alerta de que es un error lo que se va a hacer ¿no?», continúa la homóloga de Reche en Vox, Carmen Pérez. El año pasado, ambas formaciones se enzarzaron en Palomares en un agrio debate sobre el pin parental en los colegios. Hoy van de la mano para tratar de paralizar la futura gasolinera, que sería, «la cuarta que se abre en un municipio de poco más de 8.000 habitantes. No tiene sentido alguno», afirma Carlos Franco, del PP y vecino afectado.


"Esta estación de servicio sería la cuarta que se abriría en un municipio que tiene menos de 9.000 habitantes"

Junto a los políticos hay un grupo de vecinos que ha colgado en sus balcones carteles pidiendo que no se abra una gasolinera a dos pasos de sus viviendas. Jairo o Alfredo son dos de los residentes que este jueves han acudido a la cita con los medios. Ya saben que sus viviendas se van a devaluar tan pronto empiece a funcionar la estación de servicio. Y en la mente de todos, lo que ha ocurrido en Coria, donde toda una barriada se ha visto afectada por un episodio de contaminación que tiene su epicentro en una gasolinera y en un tanque donde se produjo una avería.


La postura del Ayuntamiento es que no había posibilidad de echar para atrás la solicitud de licencia presentada porque reunía todos los requisitos y la actividad es compatible con el suelo donde se va a construir la estación de servicio. «Se han llevado a cabo diferentes procesos, se han barajado múltiples opciones y posibilidades, contando en todo momento con la oposición para ello, consultando a asesores externos acerca de esta obra, al igual que a los propios técnicos del Ayuntamiento y a la Diputación de Sevilla», señala el PSOE de Palomares.



La alcaldesa Ana Isabel Jiménez ha admitido a ABC que no le gusta la ubicación de la futura gasolinera, pero que con la ley en la mano no puede hacer nada: «La oposición sabe perfectamente que si yo me niego a conceder esa licencia o a guardar en un cajón la solicitud, me enfrento a consecuencias legales. Nosotros confiábamos en que el informe de la Consejería de Salud iba a ser negativo para poder tener un argumento que sirviera para denegar la petición. Pero concluye que no hay riesgo».


Los vecinos sostienen que el Consistorio, gobernado en minoría por los socialistas, no ha hecho nada para evitar llegar a esta situación. «La modificación que se va a hacer del PGOU que impedirá la construcción de gasolineras en el casco urbano ¿por qué no se hizo antes?», afirma Alfredo.


Sobre la posible inacción, la alcaldesa responde que el inicio del trámite para la modificación puntual del PGOU, que es lo que se ha aprobado recientemente y que cierra la puerta del casco urbano a las gasolineras, no habría servido para paralizar la tramitación de la licencia. «Esa solicitud me la encontré cuando llegué a la Alcaldía. Ya la habían presentado los promotores y no podíamos hacer nada».

bottom of page