top of page
Buscar
  • La Voz de Coria

Adelante Coria avisa que la salud de los afectados va a "peor" y reclama "eliminar el foco"

Juan Antonio Bizcocho, portavoz de Adelante en el Ayuntamiento de Coria del Río (Sevilla), ha alertado este miércoles de que la salud de los vecinos de la barriada Guadalquivir, afectados por contaminación y hedores, "cada vez está peor" porque el asunto se remonta "a 2015", por lo que ha reclamado "eliminar de una vez el foco" de la contaminación, que la investigación judicial sitúa principalmente en la gasolinera de Zamarrilla Inversiones S.L. enclavada en la zona.


Fotografías: Toni Navarro

Bizcocho ha intervenido este miércoles ante los medios de comunicación, con motivo de la comparecencia como investigado del alcalde de Coria, Modesto González (Andalucía por Sí), ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número tres de Coria, que investiga un presunto delito contra el medio ambiente y los recursos naturales con afección grave a la salud de las personas por los episodios de hedor que desde hace años sufre la barriada Guadalquivir.


Al respecto, el portavoz municipal de Adelante ha alertado, sobre todo, de que "la salud de los vecinos está cada vez peor". "Es un proceso muy largo", ha recordado, señalando que el asunto se remonta al año 2015 y que los afectados "tienen su salud cada vez más mermada y temen que esto no acabe nunca".


Juan Antonio Bizcocho ha manifestado su temor ante la posibilidad de que el asunto derive en otro "caso Uralita", en alusión al conocido caso por la exposición ciudadana al amianto, un material cancerígeno; insistiendo en que los vecinos afectados "temen por sus vidas". Por eso, ha reclamado que "de una vez", "se elimine" el foco de la contaminación, señalando el papel de la gasolinera pero avisando de que no está descartado que haya más un foco contaminante.


El Ayuntamiento de Coria, de su lado, alegaba recientemente que los responsables de la citada gasolinera han emprendido recientemente la "recuperación" voluntaria de los terrenos contaminados por el vertido de hidrocarburos detectado en el entorno de la instalación.


EL ORIGEN DE LAS "FUGAS"


Recordemos que cuando el pasado 16 de octubre de 2020 prestaron declaración como investigados los administradores y el gerente de la gasolinera, los mismos habrían negado que la instalación, gestionada por Zamarrilla Inversiones S.L., sufriese "fugas" en sus depósitos de combustible o cualquier "vertido" de sustancias contaminantes, alegando que en 2019 fue implantado en el recinto un sistema de prevención de filtraciones desde los depósitos al subsuelo. Además, habrían expuesto que el recinto cuenta con una "barrera hidráulica".


Así, los tres investigados habrían negado ante el juzgado que los episodios de contaminación y hedores investigados por el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil a instancias de la Fiscalía, a raíz de la denuncia interpuesta por residentes de la barriada Guadalquivir, deriven de la actividad de la gasolinera, aludiendo a una "contaminación histórica" en la zona, cuyo origen estaría pendiente de esclarecer aún, según su tesis.


En las actuaciones realizadas, en cualquier caso, se ha detectado, tras mediciones realizadas en el interior de varios domicilios de la citada barriada, la presencia de compuestos orgánicos volátiles (COV) derivados de hidrocarburos, así como Sulfato de Dimetilo, muy tóxico por inhalación, según la Guardia Civil. Los agentes del Seprona detectaron igualmente, en las proximidades de la gasolinera intervenida la presencia de un vertido de hidrocarburos.


ESCAPES O VERTIDOS


Según los técnicos, como consecuencia de los escapes o vertidos contaminantes de hidrocarburos tipo gasolina, gasoil y aceites minerales, se ha producido un daño sustancial a la calidad del suelo en el entorno de la gasolinera.


Dicha contaminación "ha dado lugar a un daño sustancial a la calidad de las aguas subterráneas y, por los flujos de descarga de los acuíferos y su cercanía al cauce, se produce una situación de grave perjuicio para el sistema natural del estuario del Guadalquivir, así como un riesgo importante de grave perjuicio a la salud de las personas" de la zona.


Para confirmar tal extremo, la Guardia Civil inspeccionó la gasolinera junto con inspectores del Servicio de Industria y Energía de la Junta de Andalucía, tanto física como documentalmente, comprobándose que existían anomalías en forma de fuga en el depósito de gasolina SP/95, según el Instituto Armado.

bottom of page